fbpx

Aunque pueda parecer una obviedad, los espacios de juego, zonas comunes y áreas de convivencia son lugares fundamentales para el desarrollo de la personalidad de los niños en su paso por la escuela.

Cuidar esos espacios (que no solo patios) es, sin duda, una inversión cuyas ventajas son evidentes: generan relaciones de amistad más sinceras, reales y honestas, fomentan la creatividad potenciando el juego individual y colectivo e integran a todos los niños en espacios en los que se sienten reconocidos, respetados y apreciados. En definitiva, generan vivencias reales y positivas, que favorecen el crecimiento de las personas y sus entornos.

 

 

 

 

 

 

 

Normalmente el Currículo y la legislación dejan estos espacios (patios y zonas comunes) relegados a decretos meramente organizativos del centro, perdiendo por el camino todo el potencial educativo que encierran. Pocas veces, o casi nunca se trabaja en los patios o zonas comunes más allá de la vigilancia para evitar peleas y otros conflictos disciplinarios, o para eventos puntuales.

Pero el Tiempo Libre de los alumnos y los espacios no dirigidos también son importantes. Intentemos desgranar algunos aspectos de este tema.

“TIEMPO LIBRE, TIEMPO PARA CRECER.”

Si quieres saber más, da click en el siguiente enlace:

https://www.educacionresponsable.org/web/divulgacion-expertos/patios-con-vida-paco-barrera.html?utm_source=newsletterfb&utm_medium=email&utm_term=emailing2020&utm_campaign=emailing2020-boletineducacion

Leave a Comment

Related Posts
English
Español de México English