WhatsApp Image 2017-04-28 at 6.44.25 PM

  • Los educadores Lorenzo Gómez Morín, Cuauhtémoc Guerrero y Mercedes del Valle expusieron sus ideas sobre gestión de la autonomía en las escuelas

La primera jornada del programa SIEI Continuo, impulsado por la Fundación SM, se llevó a cabo el pasado 28 de abril en la sede de SM México. Bajo el título Gestión del cambio. Hacia la autonomía escolar, tres especialistas presentaron una conferencia en la primera mitad de la sesión. En la segunda parte, Lorenzo Gómez Morín, Cuauhtémoc Guerrero y Mercedes del Valle participaron en un debate sobre el tema.

La introducción estuvo a cargo de Lorenzo Gómez Morín, investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales y coordinador de la Especialidad en Política y Gestión Educativa de la misma institución. En su conferencia La escuela al centro, Gómez Morín repasó algunos de los desafíos que enfrentan las escuelas ante el cambio de paradigma social y educativo.

En su opinión, ya no es suficiente con ampliar el espectro para que todos los niños se eduquen, lo cual fue una prioridad del sistema educativo mexicano en el pasado. Ahora las escuelas deben preguntarse qué y cómo enseñar, indicó, pues ya no basta con lo que dice el libro de texto. Es necesario replantear el diseño de la estructura de gestión educativa.

Lo anterior implica reconocer, entre otras cosas, que hoy se aprende dentro y fuera de la escuela y que los niños aprenden en grupos, no necesariamente acomodados en filas. También implica replantear el rol del maestro,que ya no es el poseedor de todo el saber, sino un guía que acompaña a los estudiantes.

La clave de la transformación, apuntó Gómez Morín, está en los maestros, pues son ellos -junto con los directores- quienes podrán tomar decisiones para el mejoramiento de la escuela. “Es necesario convencernos que la reforma en las escuelas debe comenzar por la reforma en los maestros”, expresó el especialista.

El investigador de la Universidad Pedagógica Nacional, Cuauhtémoc Guerrero, apuntó algunos caminos a seguir para gestionar la autonomía de la escuela. Habló de la necesidad de fortalecer las capacidades de participación de maestros y directores, tanto para mejorar los procesos organizativos de la escuela como para colaborar en red. En su opinión, es importante que la colaboración suceda a partir de los problemas cotidianos de los profesores y no de lo que impone la institución.

Otro aspecto fundamental, dijo Guerrero, es el liderazgo. El director debe tener muy claro cuáles son los objetivos que persigue la escuela. “Requerimos directores que se formen en la conducción del conjunto pero también en la dimensión del currículo”, afirmó el especialista. Es decir, que los directivos conozcan el currículo a la perfección y sepan ponerlo en marcha.

Otros pasos a tener en cuenta para mejorar en la gestión de la autonomía escolar, según Guerrero, son la disminución de la carga burocrática, la creación de espacios institucionales para la planificación y la generación de comunidades que desarrollen su capacidad de aprendizaje profesional. “Las reformas no están exentas de fallas: el profesor y director deben tener la capacidad de ser consumidores críticos para adaptarlas en función de las necesidades de los estudiantes”, indicó el académico.

La maestra Mercedes del Valle habló a continuación de su trabajo como Directora de Investigación y Desarrollo en Proeducación, una institución que se dedica a acompañar a escuelas primarias públicas para fortalecer su gestión. Del Valle comenzó por advertir que un sistema escolar (maestros, padres, directivos, supervisor, estudiantes) necesita dialogar para para poder planear e implementar una ruta a seguir.

Estos programas de acompañamiento tienen una duración mínima de seis años, pues no se trata de un proceso inmediato. En este, dijo Del Valle, es muy importante la disposición a la alianza con autoridades, especialistas, el sector social y privado, y otras redes, además de tener una evaluación constante para reflexionar y mejorar. El énfasis se pone en el trabajo formativo a docentes y directores. Se impulsa la participación y la inclusión y se apoya a los directores con programas de capacitación en liderazgo participativo. Se involucra a los padres en la escuela y se activan los consejos escolares para que lleven a cabo proyectos.

“La protagonista de la autonomía es la comunidad”, advirtió Del Valle.Cada actor dentro de la escuela debe encontrar su lugar y su voz. El objetivo ulterior, comentó la especialista, “es generar un cambio de cultura: una visión compartida  para imaginar un futuro positivo”.

Publicado Originalmente el 4 de mayo de 2017  en el Blog de SM Ediciones.

Fuente: Blog SM 

Related Posts

Leave a Comment

css.php